Entradas Blog

LA VERSIÓN EXTERNA

Hoy en cosasparabebes.online vamos a tratar una técnica que se puede realizar cuando el bebé viene de nalgas, es la llamada versión externa.

Éste es un tema que no teníamos pensado tratar ya que no somos médicos, pero nos hemos dado cuenta de que no hay mucha información sobre esta técnica desde el punto de vista de la madre embarazada, por lo que aquí va nuestra experiencia.

Revisión de la semana 35. El bebé viene de nalgas puras.

Todo comenzó cuando fuimos, en la semana 35, a la revisión con el ginecólogo y la ecografía mostró que el bebé venía de nalgas puras.

Esto quiere decir que el bebé se encuentra en forma de V, con el culete en la parte baja de la V. Es decir, tal y como podéis ver en la imagen siguiente:

Nalgas puras.

Además, hay otras 2 posiciones que también son de nalgas, pero no puras y para las que se realiza la técnica que tratamos hoy. Son las que se pueden ver en la siguiente imagen:

Nalgas no puras.

El ginecólogo nos explicó que cuando el niño viene de nalgas es conveniente realizar una cesárea, pero que sobre la semana 37, si el bebé todavía no se ha dado la vuelta por sí mismo, se podría hacer una técnica para darle la vuelta al bebé, la “versión externa fetal”.

De esta manera, todavía habría una posibilidad para tener un parto natural. Que siempre es más recomendable.

¿Qué es la versión externa?

La versión externa en una maniobra para colocar al feto en la posición correcta y se lleva a cabo por tres ginecólogos. Dos le dan la vuelta al bebé para que coloque su cabeza hacia debajo y otro lo monitoriza en todo momento para que, si se produce cualquier contratiempo, pueda realizarse una cesárea de urgencia y en unos minutos el bebé esté fuera del vientre materno.

Semana 36. Monitores.

Al finalizar la cita de la semana 35, nos dicen que la semana siguiente hay que hacer una serie de pruebas, por lo que nos citaron para ver si el bebé seguía en la misma posición, si se había movido o si, incluso, se había dado la vuelta. Al llegar, nos llevaron a monitores (las correas que se ponen alrededor de la barriga) y nos realizaron una ecografía. Después, entramos con la ginecóloga que nos explicó todo.

Semana 37. Día de la versión externa.

La versión externa se realiza alrededor de la semana 37, que es cuando se considera que si el bebé no ha dado la vuelta ya, hay pocas posibilidades de que la dé por sí mismo debido a su tamaño (aunque no siempre es así).

Además, a partir de la semana 37 se considera que el bebé ya está a término, por lo que si hubiese algún contratiempo el bebé ya está formado y puede hacerse una cesárea de urgencia.

Os dirán que vayáis en ayunas para que la anestesia haga efecto.

¿En qué posición tiene que estar el bebé para poder realizar la versión externa?

Un inciso en este punto para que entendáis por qué nos dieron dos opiniones. En nuestro caso, al no vivir en nuestra ciudad, vamos por la sanidad pública donde residimos y a nuestra ginecóloga de confianza en nuestra ciudad cuando nos cita.

Para la versión externa, según el médico de la sanidad pública nos dijo que se podría hacer incluso cuando el bebé viene de nalgas puras, pero nuestra ginecóloga de confianza nos comentó que si en la ecografía de la semana 37 el bebé seguía de nalgas puras, ella desaconsejaba realizar la versión externa ya que las probabilidades de poder mover al bebé eran bajas.

Porcentaje de éxito.

En torno al 50-60%, dependiendo del hospital. De ellos, muy pocos, sobre el 3% vuelven a ponerse de nalgas.

Principales riesgos.

A nosotros nos dieron una lista muy larga, como para cualquier operación por sencilla que sea. De palabra, nos dijeron que había 2 riesgos principales:

  • Desprendimiento de placenta.
  • Pinzamiento del cordón umbilical.

Si ocurre cualquiera de las dos, se realiza una cesárea de urgencia y el niño se saca en cuestión de minutos. Nos comentaron que está todo muy controlado y que no hay que preocuparse, aunque lógicamente siempre hay riesgo.

Además, al realizarse con anestesia, siempre están los riesgos de dicha anestesia. A la madre se la anestesia ya que esta técnica es dolorosa.

¿Y qué ocurre si no se hace la versión externa o ésta no se realiza con éxito?

No os preocupéis, si la versión externa no se realiza con éxito, si lo hace y el niño vuelve a ponerse de nalgas o si simplemente no veis claro realizar dicha técnica, os programarán una cesárea alrededor de la semana 39.

Hasta aquí nuestra entrada sobre la versión externa fetal. Recordad que para estos temas lo mejor es siempre consultar a vuestro médico especialista de confianza ¡y que no os vayáis de la consulta con ninguna duda!

Si tenéis cualquier duda o queréis más información sobre algún tema, ¡no dudéis en suscribiros, dejadnos un mensaje en este post o escribidnos al correo de contacto!

Autor

info@cosasparabebes.online
Somos una pareja normal. Al quedarnos embarazados nos dimos cuenta de que era difícil encontrar información imparcial sobre lo que nuestro bebé iba a necesitar. De la idea de facilitarle a los futuros padres esta información nació este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies